Situado en el extremo norte de la provincia de Huesca, este valle de origen glaciar está rodeado de altas cumbres como Tendeñera o el Anayet y el gran macizo del Balaitus-Panticosa declarado reserva de la Biosfera junto con los valles de Ordesa y Monte Perdido.

Dado su origen glaciar su relieve esta formado por profundos valles y una enorme cantidad de lagos o ibones. Existen también fuentes termales que abastecen el Blaneario de Panticosa, rodeado por picos de más de tresmil metros, como el Garmo Negro o los Picos de Infierno. Además dos de las más importantes estaciones de esquí del Pirineo, Formigal y Panticosa,se encuentran aquí.​ Un destino privilegiado para rutas de senderismo y btt, así como experiencias gastronómicas y un magnífico descanso​.