Descubrir San Sebastian es la mejor puerta de entrada a un mundo mucho más rico y vivo por el Camino de Santiago, País Vasco o Pirineos.