Durante los meses de invierno el frío, las malas condiciones meteorológicas y las pocas horas de luz pueden desanimar a la hora de salir a tomar nuestras fotografías. Sin embargo es una estación única en la que la naturaleza ofrece un aspecto totalmente distinto al habitual, en la que cumbres nevadas o lagos congelados serán los protagonistas. He aquí algunos consejos que podemos tener en cuenta a la hora de capturar nuestras imágenes invernales:

  • Vestir de manera adecuada: Durante el invierno las temperaturas pueden llegar a bajar muy por debajo de los 0ºC. Si a ello sumamos el viento y la humedad la sensación térmica puede llegar a ser aun menor. Elegir el adecuadamente nuestra vestimenta será el primer paso antes de adentrarnos en la naturaleza.
  • Consultar el pronóstico meteorológico: Las duras condiciones invernales harán que ciertos días la mejor opción pueda ser quedarse en casa. Un vistazo al pronóstico ayudará a preparar nuestras salidas con mayor seguridad.
  • Mantener nuestra cámara seca: La lluvia y la nieve pueden dañar nuestra cámara. Podemos evitar exponerla a la humedad con una funda impermeable.
  • Duración de las baterías: Las baterías de litio de nuestras cámaras se agotan mucho más rápido a bajas temperaturas. La mejor opción es guardarlas en los bolsillos interiores de nuestra ropa mientras no las estemos utilizando.
  • Corregir la exposición: La luz que se refleja en la nieve puede engañar a nuestra cámara, haciendo que tome fotografías demasiado oscuras. Deberemos tener esto en cuenta y ajustar la compensación de la exposición 1 o 2 puntos para evitarlo.